Un western vampírico iraní

Amirpour nos presenta su ópera prima Una chica regresa sola a casa de noche, la cual está basada en una historia gráfica y un cortometraje de la propia Ana Lily.

Estamos frente a una tenue historia de amor, consumada por una vampiresa y un chico local de Bad City, ciudad iraní ficticia. Fue presentada por primera vez en el festival Internacional de Cine de Sundace 2014.

Desde entonces captó la atención de la crítica y de los espectadores. Esto se debe a su manejo diverso de géneros, pero más bien pareciera un tributo, principalmente, al spaguetti western. El western moderno de la directora iraní nos presenta al clásico modelo justiciero de poco carisma. Sin embargo, el toque actual se logra con el género femenino.

En esta versión moderna, con una fotografía en blanco y negro, nuestro personaje principal es una mujer, y no sólo eso, es una vampiresa. En sus paseos nocturnos terminará con la vida de insulsos habitantes de Bad City, desde proxenetas hasta drogadictos y chantajistas. Simplemente, su mordida acabará con su tiempo.

Otro punto a su favor es el sobrio romance entre la chica vampiro (Sheila Vand) y Arash (Arash Marandi). Su desarrollo entorno al hábitat árido y una extensa sonoridad pasa de ritmos populares a más étnicos.

https://www.youtube.com/watch?v=YK04Ui1J_yI

¿Por qué deberías ver Una chica regresa sola a casa de noche? Es un tributo a todo aquello referente al héroe amoral, un justiciero aplicando su propia ley. Además, es una muestra de las nuevas corrientes y manejos cinematográficos con gracia, violencia y romance.

A pesar de toparnos con claras influencias de Leone o Lynch, quizá no resulte atractiva para un público de mayor edad. De momento, parece una película más juvenil.

El debut de Ana Lily Amirpour resulta innovador y fácil de ver. Un dato interesante es el hecho de presentar diálogos totalmente en farsi.

Anímate a verla. Esto es todo por ahora. Hasta la próxima.

 

 

Esto te puede interesar

Deja un comentario