¿Tu tamal lo quieres con carne de…?

Yo sé que en algún momento de nuestra vida fuimos unos Godínez ejemplares, siempre siendo fieles a por nuestro “Guajolocombo”. Después de leer esto, quizá mires con desconfianza a los tamales que te comes.

En el año 2017, para ser exactos en el mes de marzo, en nuestra querida ciudad ocurrió una de las cosas más despiadadas e inhumanas que puede hacer una persona. El día 2 del mes antes mencionado, apresaron a Belén González López. Su acusación fue homicidio culposo, aceptó todos los cargos sin el menor remordimiento.

Iniciaba el jueves con una normalidad bastante habitual en el metro Indios Verdes. La señora preparó su puesto para que la gente empezara a consumir su mercancía, al parecer las ventas iban bien, casi concluía su venta.

Estando en su puesto, sin esperarlo, llegó la policía y decomisó su bote de tamales. Los agentes le dijeron que iba a ser detenida, pues se le culpaba de varios homicidios. Cuando se le apresó dijo algo que te hará perder el apetito por muchas horas; si eres una persona sensible, te recomiendo discreción. Al momento de tomar su declaración, ella, sin más remordimiento, dijo lo siguiente: “La primera vez fue un día que me gasté todo lo de la inversión, y no tenía para invertir en carne; por coincidencia, me encontré con una niña que se perdió y buscaba a sus padres, la llevé a mi casa porque de ahí le iba a hablar a sus padres para que fueran por ella (en su mochila traía los números y dirección de sus padres). Pero el diablo es el diablo y me dije Ana, ahí está la carne para tus tamales, y la niña nunca más regresó a su casa, Esa fue la difícil. De las demás ya hasta le agarré el modo de quitarles toda la carne, me cacharon por la maldita manguera del gas, apenas la había cambiado”.

Se apresó a esta persona, porque de su hogar salía un fuerte olor a gas, por tal motivo los vecinos dieron aviso a las autoridades. Si no hubiera pasado esto, quién sabe cuántas personas hubieras fallecido.

Sin embargo, este tema no es aislado. A decir verdad, creo que esto se mencionó más porque la víctima fue una menor de edad, pero la realidad es que ha sucedido más de las veces que te imaginas.

El 22 de abril del 2004, se detuvo en la ciudad de México a Carlos Constantino Machuca, por ponerle el mismo ingrediente que alteraba un poco la receta tradicional. Asimismo, en 1971, en la colonia Portales, la señora María Trinidad Ramírez Poblano, confesó haber asesinado y descuartizado a su marido. Otro hecho fue el de las famosas Poquianchis, quienes asesinaban a clientes para hacerlos tamales. No desesperes, pronto sabrás esa historia.

Esto te puede interesar

One thought on “¿Tu tamal lo quieres con carne de…?

  1. Impresionante historia del tamal, me dejo con la boca Abierta, creo que la gente es más mala de lo que pudiera parecer.
    Una felicitación por traer está historia a la realidad, y saber que en esta ciudad la invisibilidad a veces nos hace inservibles para los demás.

Deja un comentario