Semana de las juventudes

 

Éste año las juventudes se han ganado su festival sin lugar a dudas. Y  no sólo por ser el futuro de México o algo por el estilo, sino por el compromiso y responsabilidad que asumieron durante el 19S, rompiendo incluso los prejuicios hacia la generación “millennial”.

Por: Fernando Nadales Rojas

La Semana de las juventudes de este año ha llegado un poco tarde conforme a lo acostumbrado —pensando que la fecha célebre es el 12 de agosto, y los eventos suelen tener cabida en ese mes. No obstante ha valido la pena, pues la planeación y el tiempo que dedicó el Injuve, han resultado en lo que se espera sea una gran semana de la juventud, la cual se llevará a cabo del 6 al 12 de noviembre, con una jornada novedosa en cuanto a sus talleres, foros, conferencias y, por supuesto, conciertos.

Encontramos interesantes conferencias, conciertos y talleres con temáticas muy peculiares en cada una de las 30 sedes que tendrá el evento en su totalidad. Urbanismo, juventud y activismo; la cultura viral; salud sexual; adicciones; arte y, arte urbano; son algunas de las temáticas que serán abordadas en esta semana de la juventud. De igual manera, encontraremos talleres de hula hoop; malabares y clown, hip-hop, etc.

Por otro lado, ya estamos a punto de cantar “La célula que explota” a todo pulmón, como parte del himno que ha ido arrastrando la juventud capitalina (principalmente) en las fiestas; se preparan los escenarios y las gargantas para seguir a  Caifanes una vez más en un concierto, figurando en algunos medios, como  «La banda» de la semana de las juventudes, junto a El Tri, La Gusana ciega, y Ely Guerra.  Y es que aceptémoslo, lo que más nos ha movido éstos cinco años en que ha tenido cabida tal celebración en la capital, ha sido en esencia, la música.

Pero para aquellos que se sienten muy jóvenes — ¿en la semana de la juventud? ¡Raro!—, o tienen ganas de escuchar algo distinto, también encontrarán a bandas y artistas como Descartes a Kant, Chetes, Sonido Gallo Negro, Los tempestades, División Minúscula, Plastilina Mosh, así como un invitado, digamos, especial, Fatboy Slim.

Es un evento lo suficientemente  como para dejarlo pasar desapercibido, pues podemos salir y pasar un rato muy agradable con amigos, familia o pareja; conocer algún nuevo museo o rincón de ésta misteriosa ciudad, así como convivir de cerca con algún artista de nuestro agrado, o con diferentes colectivos de quienes apenas nos enteramos y nos resultan fascinantes. Es creo, una oportunidad de no dejar que se nos esconda más esta ciudad y su gente.

Esto te puede interesar

Deja un comentario