Mi primera vez en la urna

Las primeras veces siempre son importantes en la vida, la primera salida solos, la primera vez que probaste el alcohol o la primera vez que tuviste sexo, sí, pero te has preguntado o recuerdas ¿cómo fue la primera vez que votaste?

Es cierto que la mayoría de nosotros tuvo una experiencia tanto nueva como desconcertante. Y decir que no, sería mentir pues al enfrentarte a la urna sin tener mucha conciencia de a quién y porqué le confiarás tu voto, no es un asunto simple y de poca importancia. Aunque algunos pocos o muchos quizá, hace seis casi siete años, no se lo tomaron en serio, toda decisión nos afecta, como colectivo.

 

Cuando yo llegué a la urna, no estaba ni bien enterada de las propuestas de cada partido además de su “carrera” y currículum que los hacía “competentes” para el puesto de presidente de la nación y decir eso es lo menos. La verdad es que ante la situación en la que está nuestro país, es urgente lograr un cambio. Es difícil tener una predicción para entender y contar con la participación de la población juvenil, contando a ésta como la más grande en cuanto a los potenciales y legales votantes dentro de nuestra sociedad, se cuenta con la cantidad de entre:

  • 18-19 años 1,424,449- 2,006,380 millones cada uno.
  • 20-24 años 11,018,729 millones de votantes.
  • 25-29 años 10,659, 563 millones de votantes.

Esto equivale aproximadamente al 30% de la población. Los jóvenes han demostrado interés a las problemáticas que han surgido durante este sexenio y sobre todo los últimos tres años, podemos entender que, aunque sean millenials no

son aquellos adolescentes a quienes no les importa nada más allá de su bienestar. Aunque muchos o pocos sean los que sepan cómo dar
y manejar su voto, la anulación de este no siempre es la mejor alternativa.

 

Su voto es muy importante y aunque puede que no estén bien informados de todo aspecto a considerar para una elección presidencial, tienen el potencial para lograr que las propuestas y todo aquello con lo que se esté de acuerdo o no y puede cumplirse. Necesitamos informarnos y apoyarnos, y ya sea que se quiera hacer una votación electrónica o de manera tradicional, dejemos de ver el voto con apatía o como juego. Somos capaces de lograr mucho más.

Larissa Moncayo
Larissa Moncayo

Latest posts by Larissa Moncayo (see all)

Esto te puede interesar

Deja un comentario