No creerás lo que hizo esta persona en la colonia Guerrero

A lo largo de nuestra vida hemos escuchado sobre famosos asesinos seriales. ¿Qué podría ser peor?, quizá un asesino caníbal, ¿no? No sólo el personaje ficticio Hannibal Lecter, también hay muchos otros en Estados Unidos, Europa y Asia.

Uno piensa que son eventos aislados, ajenos a nuestra ciudad, ¿o no? Por mencionar algunos, está el alemán Armin Meiwes, el chef británico llamado Anthony Morley o el asiático Yoo Young-Chul. Quizá, al igual que yo, también te sorprenderás con esta serie de textos; quizá esa idea te hará analizar un poco más qué hace tu vecino.

José Luis Calva Zepeda, a primera vista, parecía un ser humano común y corriente. Era poeta: escribió 10 novelas, 8 obras de teatro y más de 800 poemas, cuando iniciaba sus volúmenes describía lo siguiente: Dedico estas palabras a la creación más grande del universo (que soy yo).

No fue hasta el 8 de octubre de 2007 cuando tomó relevancia su nombre, se hizo famoso por lo que se le acusaba de homicidio. Las autoridades entraron a su domicilio por una denuncia anónima hecha en un principio por los familiares de su ex pareja desaparecida Alejandra Galeana Garavito, quien apenas tenía 32 años y 2 hijos. Ella murió de una manera atroz: su cuerpo fue encontrado en la casa de José.

Las autoridades, al entrar al domicilio del “poeta caníbal” o “El Caníbal de la Guerrero”, ven como primera escena algo que los dejó marcados para siempre: encontraron un sartén con restos de un antebrazo y un plato con cubiertos y un limón, lo que les hizo creer en primera instancia que comió dicha carne. Al seguir indagando, encontraron el torso de Alejandra en un armario; posteriormente, las otras partes cortadas fueron encontradas en el congelador de su refrigerador.

Este chiquitín tuvo que prestar declaraciones en el hospital de Xoco, ya que, al agarrarlo con las manos en la masa, saltó por la ventana y dicha caída le causó una contusión cerebral leve. Sin embargo, esto no causó compasión en las autoridades, puesto que se le vinculó con el asesinato de otra de sus exparejas. Ella fue encerrada desnuda dentro de un coche, para posteriormente ser llevada a un basurero para que tuviera el mismo final de Alejandra.

La cosa no acaba aquí. Este querubín también asesinó de la misma forma a una Sexoservidora. Esto lo declaró una persona que tuvo una relación homosexual con él, su cómplice confesó haber ayudado a José a descuartizar a una de sus víctimas. Obviamente este cuate también fue condenado a prisión.

Su final fue de una manera atroz. Algunos decían que era justo lo que merecía, que de hecho “se quedaron cortos”. Lo cierto es que, según la declaración del SEMEFO, fue que cometió “suicidio”. Sin embargo, su hermana tiene otra declaración muy diferente. Si quieres saber más sobre este caso, te recomiendo un libro hecho por José Luis Calva Zepeda, llamada Instintos Caníbales

Esto te puede interesar

Deja un comentario