Los tamales de Don Francisco han alimentado a los universitarios durante 42 años

En mi época de universitario, solía salir de casa a las 6:20 de la mañana todos los días para llegar a la primera clase de las 7:00. Siempre preferí el turno de la mañana porque me gustaba ver el amanecer y cómo la gente comenzaba su día. A esa hora, el metro ya iba hasta el querreque, y llegar a la universidad comenzaba a ser un reto. Me bajaba en metro Copilco y de ahí caminaba hasta la facultad de Ingeniería. Con un poco de prisa veía que la gente se amontonaba en el paseo de las facultades. Todos íbamos iguales: sin desayunar, despeinados, pero con muchas ganas de darle al día. Ese lugar eran los míticos tamales de Don Francisco, tradición que ha perdurado durante 42 años y que se encuentran en frente de la entrada de odontología de la Máxima Casa de Estudios.

mastamal

Cuenta el hijo del señor Francisco que incluso hay personas que llegaron a ir de jóvenes y actualmente, ya titulados, van con sus propias crías. Todo comenzó con la mamá del señor francisco, quien, al tener la necesidad de alimentar a sus tres hijos, decidió emprender el negocio de los tamales y atole, sin darse cuenta que habría de ser desayuno de las generaciones venideras.

Hoy en día, es incalculable dar una cifra exacta de todo lo que venden, ya que depende mucho del clima y del estado de la universidad, por ejemplo, sus ventas se incrementan considerablemente en invierno y en vacaciones administrativas de la UNAM. Además, es improbable encontrarse a alguien que no haya desayunado en este lugar.

Todo es preparado al día y siempre está fresco. Se levantan desde las 4 am para llegar y poner su puesto. El menú es variado, están los tamalitos clásicos (verde, rojo y oaxaqueños) y el atole de arroz, chocolate, nuez y guayaba.

Resulta ser que los tamales de Don Francisco son la dosis universitaria, necesaria para estos días de frío de invierno y época de fin de cursos. Algunos sufren de amor, otros de tesis, pero con un tamalito como estos, la cosa mejora.

atole

Esto te puede interesar

Deja un comentario