Los accidentes en el metro de la ciudad de México

Nuestro querido metro es una de las principales vías de transporte que abastecen a la ciudad de México. Desgraciadamente, también sus vías se han visto manchadas con sangre.

Empecemos esta lamentable información con el suceso más reciente. El 19 de agosto del año en curso en el metro Tacubaya un niño de 5 años perdió su mano cuando se le cayó un juguete que sujetaba de dicha extremidad. Iba acompañado de su madre, quien entró en pánico y jaló su mano, que estaba entre las escaleras, queriendo salvarlo sin darse cuenta empeoró la situación.

En el 2015, para ser exactos el lunes 4 de mayo, un tren envistió a otro que se había detenido en la estación Oceanía. Por increíble que parezca no hubo muertos, pero sí hubo 12 personas lesionadas. Hasta el momento se cree que fue un error humano lo que provocó este acontecimiento.

En mayo de 2013, madre e hija se aventaron a las vías del metro en la estación Puebla, correspondiente a la línea 9. Este acto se debió a que la madre tenía problemas mentales y la obligaron a cometer el salto. Aunque no lo creas la bebé salió con vida.

Esto no es todo. El 18 de septiembre del 2009 el mundo volteó a nuestro país al ver una de las imágenes más aterradoras vividas aquí. Una persona, Felipe Hernández Castillo, era un anarquista que hacía comentarios en contra del gobierno.

Felipe ingresó a la estación del metro Balderas, done el policía Víctor Manuel Miranda le pidió que dejara de hacer esos comentarios. El agresor, al negarse, sacó una pistola, abrió fuego contra el uniformado y asesinó a sangre fría a un albañil, Esteban Cervantes, quien quiso detener al demente. Gracias a esto por un tiempo se tuvieron que instalar detectores de metales.

Años antes, para ser exactos en 1995, en la estación del metro la Raza el policía Ernesto Cruz se subió a dicha estación para tomar el metro. Al avanzar el convoy para llegar a la siguiente estación, el oficial abrió fuego contra los pasajeros que lo acompañaban, hiriendo a 5 personas y asesinando a dos.

De igual manera, en 1994, Judith Velasco, mejor conocida como la mamá de Chabelo, en la carabina de Ambrosio salió de su departamento el de 16 de febrero e ingresó a la estación División del norte. Ya en la estación esperó a que llegara el convoy para ponerle fin a su vida. Familiares y amigos aseguran que quizá cometió el acto, porque entró en depresión al no encontrar trabajo durante un largo periodo de tiempo.

Además, en el año 1975 hubo un catastrófico accidente, el cual dejó un saldo de 39 muertos y más de 100 heridos. Esto ocurrió sobre la avenida Tlalpan, pues entre las estaciones Chabacano y Viaducto el conductor Carlos Fernández ignoró la orden de detener el convoy, lo que resultó con este trágico accidente.

Terribles sucesos mancillan este transporte público. No obstante, lo mismo se puede decir de la mayoría de los transportes. Mantengan los ojos abiertos y estén pendientes de sus alrededores.

Esto te puede interesar

Deja un comentario