Las ruinas del pasado

¿Te has sentido solo sin importar cuántos individuos se encuentran a tu alrededor? En realidad, cuando esto pasa, el sentido de la vida se ha terminado. Sin embargo, un día el destino te alcanza y aquella historia, desconocida por casi todos, ha seguido su curso hasta haberte absorbido. Tu vida giró en curso del pasado. El presente no marca un futuro más allá del camino de la venganza. Por este camino nos conduce Sauldier, al lado de Dwight Evans (Macon Blair), el protagonista de su cinta Blue Ruin (2013).

Se ha anunciado el cuarto trabajo de Saulier, una producción original de Netflix. Se trata de un thriller a estrenarse en 2018. Si aún no conoces a Jeremy Sauldier, te presentamos su trabajo más destacado.

Su segundo rodaje se convirtió en una de las más exitosas producciones independientes estadounidenses. Se estrenó en el Festival de Cannes en 2013, donde obtuvo el premio FIPRESCI, además de mejor dirección en el Festival de Gijón 2013; fue selección oficial en el Festival internacional de Cine de Toronto y en el festival de Cine de Sundance, en el 2013 y 2014 respectivamente.

Dwight (Macon Blair) es un vagabundo varado en la playa. Su vida se desarrolla apartada de la sociedad que lo rodea, es como si ni él ni ellos estuvieran.

Un día, su letargo emocional se ve disipado al enterarse de la exoneración del asesino de sus padres. Aquí sucede el primer giro de la historia. Dwight se nota agobiado y cambia totalmente la forma del personaje. Nos percatamos de la existencia de una historia pasada. Dwight, atormentado por los recuerdos, comienza a prepararse para la persecución y, sin darse cuenta, inicia la venganza a perpetuar en contra del asesino, Wade Cleland; más tarde en contra de toda la familia Cleland.

Ya no se trata de él. Se transforma en una persecución de dos bandos, en este caso, dos familias. De tal forma, pone en peligro a su hermana, y por ella será capaz de perpetuar una sangrienta y torpe venganza.

https://www.youtube.com/watch?v=QE2QlUgKx74

Sin dudarlo, Blue Ruin es una de esas cintas que no debes dejar de ver. El género y la trama ya es muy bien conocida, sin embargo, Jeremy Saulnier la impregna de una gran originalidad. Primeramente, por el manejo de las emociones. Nos enfrentamos a escenas de escasos diálogos, pero repletas de diálogo visual que, al mismo tiempo, lo pictórico se conecta con el personaje principal.

Finalmente, la empatía entre Dwight y el público es sublime. La historia se mueve mediante los impulsos y, en otros momentos, por las emociones. Posee un increíble clímax, donde se descubren verdaderos secretos, de los cuales ni siquiera se sabía que existían. Lo que nos lleva a un gran final. Cada minuto de la historia te mantiene absorto.

Esto es todo por ahora. Hasta la próxima.

 

 

Esto te puede interesar

Deja un comentario