Las 6 cosas que voy a hacer para curarme de ti

Y me receté tiempo, abstinencia y soledad, además he tratado de dejar fumarte, de beberte, de respirarte. Trato de no darte importancia (no más de la que mereces), aunque sea todo lo contrario…

Cuando pienso en ti, hago un esfuerzo enorme por imaginar otros escenarios en los que no aparezcas. No sé si voy a lograrlo, pero he decidido a levantarme de ésta y tomar acciones, porque ahora sé que dejar ir es dejar llegar, y dejarte ir me hará diferente. Una mejor versión para mi y quizás, para alguien más.

 Aquí voy:

  1. Pensaré en ti cada vez que escuchemos “esa” canción, sé que al principio será difícil escuchar “esa” canción o “esas” con las que pasábamos los buenos ratos. Quizá se me salga una lágrima de suplica que regrese el pasado y que se arreglen las cosas, pero no es así. Las escucharé las veces que sean necesarias hasta que me dejen de doler, y el día que me cure sólo quede un bonito recuerdo.

  1. Iré con mis mejores amigos, sí, aquellos que les cancelé muchos planes por atravesar la ciudad para ir a verte, es posible que con ellos no sólo vaya al cine o a comer, me embriagaré pero ya no con tus besos, si no con alcohol y del barato. Haré ese ritual que todos deberíamos hacer: tomar hasta dejar de pensar escuchando canciones de José Alfredo Jiménez.

  1. Me dedicaré más tiempo, más tiempo para mi, para consentirme y darme esos gustos que olvidé por estar al pendiente de alguien más. Una salida al cine solo, unos zapatos que siempre quise, una cena en el restaurante más caro al que siempre te quise llevar, una escapada el fin de semana para invocar al olvido.

  1. Guardaré tus cosas en mi corazón y no en el armario, todas esas cosas que quedaron de ti ocupan espacio y me hacen ir lento en mi andar, trataré de hacer buen uso de tus recuerdos, algunos los donaré o los regalaré a quien los necesite, así me iré desapegando, poco a poco, de objetos que ya no necesito y que, a la fuerza, me hacen acordarme de ti.

  1. Enviaré mi buena vibra cuando piense en ti, y en vez de guardar rencor y odio y estarlo alimentando cada vez que tu imagen aparezca en mi mente, iré tratando de enviarte luz, buena vibra, un pensamiento positivo. Quizá te llegue, quizá no. Eso no importa.

  1. Y cuando ya esté curado, empezaré poco a poco para entrar al rodeo otra vez, después de todo, aprendí muchas cosas, el tiempo y las acciones que tomé hicieron que las heridas sanaran una vez más, haciéndome sentir que estoy listo para una nueva aventura.

Al final sabré que siempre no se trató de superarte u olvidarte más rápido porque ¿de cuándo acá terminar con alguien se volvió una competencia para superar al otro? Es claro, el amor se acaba, lo cual no significa que no podamos volver a comenzar otra vez con alguien diferente. Encontrar el amor de tu vida tiene una probabilidad de una entre seis millones de personas, lo cual significa que debes volver a intentarlo, aunque sea una vez más.

 

Esto te puede interesar

Deja un comentario