Esencia francesa en Santa Fe

Santa Fe, metrópoli de los Godínez con sus edificios altos, altísimos, transito infernal, centros comerciales donde encuentras a pura ñora fufurufa y tiendas mamalucas llenas de mirrreyes. Un entorno no tan digerible para mí al menos, pero tengo que hacerle frente: es mi nuevo lugar de trabajo. Esta vez no les contaré sobre lo que hago, sino de la hora sagrada para muchos: la hora del café, ¡uf!

Si eres de los que no pueden empezar el día sin una taza de café, sigue leyendo. Resulta que, después de comer, salí con algunos compañeros del trabajo por el “postre” a Plaza Samara (a espaldas del edifico donde trabajo) y me llevaron a La Balance, una cafetería que llamó muchísimo mi atención en cuanto entré. La decoración simula recetas trazadas con gis blanco sobre un pizarrón negro, que recubren las paredes del local; la vitrina muestra las debilidades de todo ser humano, los tan culposos postres hicieron que babeara en automático; y qué decir del olor a entrar. Me enamoré de inmediato.

stan

Además de la carta de cafés y tés, tienen pasteles individuales y familiares de sabores no tan convencionales, gelatinas, sándwiches, macarrones de todos colores, barras de chocolate y, obvio, la mejor combinación con el café, un pan artesanal para chopearlo a gusto; o, para tener menos remordimiento, prueba las galletas saludables de manzana, almendra y avena o las de linaza y naranja.

Vaya sorpresa me llevé al investigar un poco sobre el concepto de La Balance: dos jóvenes franceses emprendedores, Alain Dubernard y Marc Misseri, posicionaron los postres de su país de origen en restaurantes de moda en la CDMX por ahí de los ochentas. Comenzaron en una casa de la Colonia del Valle como un pequeño centro de producción hasta llegar a lo que son hoy en día.

Actualmente, tienen varias sucursales: Lomas, Parroquia, Plaza Samara, Colonia del Valle y Virreyes. Pasarás un rato muy ameno para echar chisme con l@s amig@s, el novio, o saboreando también un buen libro.

mesas

Los precios son accesibles, nada extravagantes a pesar de estar en una plaza mameluca. Yo opté por un americano acompañado de una dona de chocolate de granillo. (¡Ya sé! Mi momento porky de la semana, pero lo disfruté tanto, que la sonrisa me duró todo el día.)

cafe

Fb: https://www.facebook.com/LaBalancePasteleria/

Si andas buscando otras recomendaciones, puedes checar la siguiente cafetería haciendo clic en este link.

Esto te puede interesar

Deja un comentario