DIEGO AYALA: LA MÚSICA ESTÁ HECHA PARA LA GENTE HONESTA

“La música tiene esa magia, si tú le pones el corazón y demuestras realmente quien eres en esa música, solamente por eso, va a tener identidad propia”.
– Diego Ayala.

Diego Ayala, es un músico oriundo de la ciudad de León, que vino a enraizarse a esta orbe para dar algo de sí y de su música. Cultivado  en Coyoacán, se siente perteneciente a este sitio, y de hecho es como si el mismo lugar lo reclamara. Y fue justamente este territorio donde se dio la charla que tuvimos con él, de forma casual, caminando sobre Francisco Sosa vinieron sus declaraciones más sinceras.

Nos habló de la música que hace, fielmente allegada a las influencias que tuvo desde pequeño gracias a su padre, que lo acercó al mundo de la música.

“Mi papá no es músico, pero es muy musical. Él me enseñó muchas bandas que yo no conocía; me llevaba a conciertos. Al último que fui con él fue a Sigur Rós. Siempre me está sorprendiendo con nuevas bandas. Mucho de mi sonido viene de ahí”.

Es un tipo sencillo y aterrizado, que habla de lo que sabe, sin inventar nada ni ser pretencioso. Seguramente es por eso que sus canciones suenan a eso. A alguien que ha sabido cómo expresarse sin dejarse llevar por el momento:

“No sabía que iba a pasar con el disco… (De recuerdos y caricias vanas), …siendo mi primer disco no quise volarme la cabeza…no estaba tanto en una etapa de exploración, era más un reflejo de lo que yo era en ese momento. Fue un disco que me dejó mucho aprendizaje, por inexperiencia no me tomé el tiempo que debí… para enfocarme en otros detalles”.

Lo que pasó, también en sus propias palabras, fue que era la primera ocasión que entraba a un estudio a grabar, pues hasta ese momento había trabajado únicamente en composición, y es que debo hacer la aclaración, querido lector, querida lectora, ser músico es una cosa, pero si no estás preparado para la producción que se lleva un disco, puedes perderte fácilmente, puesto que los tecnicismos y  el uso de las herramientas de grabación pueden ser muy complejas en su uso.

Es importante recalcar que Diego, es un músico completo, pues fue él mismo fue quien hizo los arreglos de todas sus piezas, tanto las cuerdas como los metales.

“…ahora que ha pasado el tiempo hay cosas que escucho y si me doy cuenta que podría haberlas hecho mejor. Empecé a conocer más músicos: David Aguilar, Carreyó, Juan Solo, entonces y me di cuenta del nivel que hay en donde me quería desenvolver… y en eso me enfocado, en encontrar exactamente quien soy musicalmente y eso plasmarlo de la mejor manera en mi música, en lo que vaya a ser mi segundo disco”. 

Alguien que ha provocado motivos en sus composiciones y en la forma de presentar lo que hace, es justamente David Aguilar, de quien nos cuenta, hizo buena relación con él, y es un músico que llama su atención justamente por su forma de componer, pues en palabras de Diego:

“…es un tipo súper inteligente (David Aguilar) y es alguien que explora lo musical y la lírica, su manera de hacer canciones es increíble… siempre está buscando explorar, sin importarle si es comercial o no, y aún así ha logrado destacar… es uno de los artistas que yo admiro mucho, y que siento que si está haciendo algo diferente”.

Diego no se vende. No va a hacer música que no le gusta y específicamente no va a hacer reggaetón, porque sabe que eso no es lo que él quiere hacer. Para Ayala, este género es una moda que ha traído poco a lo musical, él dice que “…decirle a un músico serio “haz reggaetón” es como venderse y esclavizarse haciendo ese tipo de música…” y aunque no lo crítica, sabe que el éxito de este género es un reflejo de la sociedad en la que vivimos y no oculta su preocupación ante tal situación, y que sea de las cosas que más se consumen, debido a su falta de profundidad es alarmante. En nuestra charla concluimos que es un género que atiende específicamente a lo comercial.

Algo que agradecen mucho sus fans y por eso es un tipo tan querido, es porque se distingue por encima de muchos artistas que se han elevado a la categoría de “inalcanzable”. Así, tan llano como es, Diego Ayala, es alguien que se debe a sus fans y que lo toma así. Para él es verdaderamente muy importante esa parte, de estar en contacto directo y permanente con cualquiera que le escriba o le haga un comentario. Sus redes sociales son esencialmente eso, una ventana abierta 24/7.

“…a mi se me hace muy importante… siento que se los debo a ellos… si se dan el tiempo para escuchar mi música, lo que hago y cualquier cosa. Simplemente el hecho de darme los buenos días o las buenas noches, se me hace muy importante contestarles y saber cómo están”. Conforme avanzó la charla agregó: “Tengo que ser honesto, eso me ha resultado bien, siempre he sido así en mi vida, siempre he tenido estos valores. No es una estrategia contestarle a las personas que me escriben, pero funciona, y funciona porque es honesto. Y es algo que me gusta, siempre trato de estar presente. Siempre está en mi cabeza contestar”.

Cuenta lo que significó para él, cuando en un concierto de Paul McCartney cruzó la mirada con él, y aunque seguramente para el ex Beattle es algo insignificante, no lo fue para Diego, pues lo marcó de por vida, por eso cree importante que los fans sepan que sus ídolos los conozcan y re conozcan y sepan que están ahí.  

 “La música son esos pocos momentos que no sé qué te ilumina, y de repente algo que llevas cantando una toma 10 u 11 veces, pasa algo y lo haces súper diferente y tiene algo único esa toma. Es algo difícil de explicar”.

Por otra parte, una de las cosas que más le costaron a Diego al llegar a la selva de concreto del extinto DF, ahora CDMX, fue la forma en que se ve la profesión de músico, puesto que le decepcionó saber que a mucha gente le parece una profesión sin importancia. Sin embargo cuando él se marchó a Los Ángeles, a estudiar en la M. I. (Instituto de Músicos, por sus siglas en inglés), esa misma percepción cambió totalmente, a pesar de que ni siquiera lo conocieran o supieran qué tipo de música hacía.

Cabe mencionar que algo que le apasiona a este artista respecto a ser músico, es dejar una semilla en alguno de sus alumnos, pues da clases privadas de música a niños, y lo que le motiva a seguir con esto, es encontrarse con el talento prematuro que pueda existir en alguno de sus párvulos.

Ayala es un tipo que se siente comprometido consigo mismo, y aunque no se avergüenza de su trabajo pasado, sabe que quiere mejorar y seguir avanzando por su senda musical por lo que sigue trabajando día a día en ello, y está en el proceso de aprender qué hizo bien o mal,  qué le faltó o sobró, y me motiva mucho que haya personas que aprecien lo que hace y que se den el tiempo de escuchar, o hacer páginas (Fan pages) porque la verdad sea dicha, es alguien agradecido, honesto, sencillo y que sin lugar a dudas llegará lejos en su aventura.

 

Esto te puede interesar

Deja un comentario