Corre Victoria, ¡corre!

¿Cuántos de nosotros vivimos al extremo? ¿Será posible no divertirse en tan angustioso escenario multifacético conocido como existencia? La valoración como la autovaloración del temple no poseen relación proporcional con las acciones de cada día, así como la manera de transcurrir nuestras vidas no es capaz de esclarecer la forma de actuar. Claro reflejo es la manera de forjar lazos de solidaridad, empatía y amistad.

Victoria

Éstas y más reflexiones son proyectadas en un plano secuencia de 140 min., con casi la totalidad de diálogos improvisados. Estamos hablando de Victoria, producción alemana de 2015, bajo la dirección de Sebastian Schipper.

Victoria se ha convertido en una de las favoritas durante su estreno en Alemania, así como en Europa. Por ello tuvo numerosos premios durante la temporada de Festivales en el mismo país: seis premios Lola de siete nominaciones, entre los que destacan: mejor actriz protagonista, mejor director y mejor película.

La historia se presenta a partir de Victoria (Laia Costa), mujer madrileña llegada a Berlín después de su fracaso en la carrera de pianista, harta de las rivalidades del conservatorio y cansada de la tristeza de un espíritu envejecido.

Ella se encuentra en un club subterráneo, bajo el ritmo del techno. Después de un intento fallido para socializar decide marcharse. En la salida conoce cuatro chicos: Sonne (Frederick Lau), Boxer (Franz Rogowski), Blinker (Burak Yigit) y Fuß (Max Mauff). A las cuatro de la mañana empieza la diversión entre cerveza, chistes, anécdotas y un porro. Simpatiza con los chicos berlineses, el barrio de Kreuzberg es el escenario. La obscuridad termina, el cielo se torna pálido y comienza el asalto a un banco. Da un giro la historia.

Victoria posee una naturalidad poco vista, es casi real. Sorprende cada personaje: nadie roba cámara y se nota la química. La figura femenina destaca con una personalidad fuera de rol brillante. Finalmente, se transforma en una crítica sociopolítica: un barrio multicultural, una ciudad a la cual se anhela llegar, pero con gran índice de marginación de minorías, desempleo, pocas oportunidades para los jóvenes y salarios precarios.

Es esta Europa capaz de poner en duda los límites, es aquí donde puedes ser capaz de todo por sobrevivir. No debemos confundirnos, no sólo los malos se pueden portar mal, también los buenos.

https://www.youtube.com/watch?v=zD_Okb-_gK4

Es la es una oportunidad de conocer un verdadero proyecto experimental: sin tener la intención de éxito lo ha obtenido y con creces. Esto es todo por ahora. Hasta la próxima.

Esto te puede interesar

Deja un comentario