Chihuahua, la raza predilecta del chilango

Cada día encontramos a más y más chihuahueños en nuestra bella ciudad, ya sea caminando con sus pequeñas patas en la calle, siendo ahorcados con las correas de sus amos, en las bolsas de las señoras o en los brazos de alguien. Hoy te explicamos por qué estos perros son la raza predilecta del chilango.

  • Inconciencia o valentía

Los Chihuahuas son perros a los que les vale un pepino su tamaño: se le pueden aventar a un Pitbull o a un San Bernardo sin problema. Lo más probable es que esos perros ni siquiera lo pelen o crean que están jugando.

  • Tímidos y tiernos

Estos perros, con sus enormes cabezas y pequeñas patas, son muy tiernos. Cuando no están enojados, son perros muy tímidos que no socializan con facilidad con otras razas de perros.

  • Enojones por excelencia

Estos perros son de los más enojones. Si no fuera por su diminuto tamaño, serían más estigmatizados que los Pitbull. Se enojan porque pasa la mosca. Cuidado con ellos: pueden soltarte una mordidita con sus diminutos dientes cuando menos te lo esperes. Las razones por las que un Chihuahua puede enojarse son: si intentas jugar con él, si lo intentas acariciar, si lo despiertas, si le gritas o le dices que no puede ver su programa favorito, etc.

  • Amor/odio

Dicen que los perros Chihuahua son 50% odio y 50% temblores. Al ser perros muy nerviosos, suelen tener carácter agresivo y se sienten atacados u ofendidos por cualquier motivo. Sin embargo, son animales que aprenden a confiar; una vez que lo hacen, pueden ser el acompañante más amoroso, tierno y juguetón que podrían conseguir, y tamaño bolsillo.

¿Cuáles son las experiencias que has tenido con perros Chihuahua

Esto te puede interesar

Deja un comentario