Cementerio de mascotas

En algún momento de nuestra vida, quisiéramos hacer algún cambio. Quizá cambiaríamos algo que nos afectó en nuestra infancia o el rumbo que estamos siguiendo, pero lo que te platicaré a continuación te hará caer en un serio dilema.

Corría el año de 1985. Louis era un doctor y excelente padre de familia. Sus 2 hijos y su esposa lo amaban, su gato no mucho, pero siempre fue apreciado. Sin dudas él era un padre ejemplar, ya que era de esos que siempre daban todo para la mejora de sus allegados. Motivo por el cual optaron por mudarse a un lugar llamado Main.

Al llegar a su nuevo hogar, conocieron a un anciano bastante peculiar. Desde el primer momento les causó una gran impresión: Jud se mostró servicial con ellos hasta que se hicieron amigos. Pasaron los días y los meses…. 

En una noche invernal, Jud acudió a la puerta para avisarle que desgraciadamente su gato estaba muerto y tieso en su jardín. Al acudir, él verificó que efectivamente era Church, el gato que tanto quería su hija de 6 años. Louis estaba preocupado al no saber cómo reaccionaría su hija ante dicha situación. Jud se percató de ello y le confesó que había un lugar llamado Pet Cementery.

Con palas y picos llegaron hasta el lugar donde se encontraba el cementerio y empezaron a cavar hasta poder enterrar al gato. Lo extraño ocurrió al día siguiente: el gato estaba en el hogar, con un fétido olor, pero a fin de cuentas vivo. Se veía en sus ojos que no era el mismo gato, pero daba igual: su hija quizá no se percataría y no se le rompería el corazón.

Pasados los días ocurrió lo impensable. Gage, su hijo pequeño, sin percatarse que venía a toda velocidad un tráiler de doble semirremolque, cruzó la calle y su final fue fatídico…

¿Qué harías tú? ¿Lo enterrarías en el cementerio de animales donde al día siguiente estaría vivo? ¿O aceptas la realidad y vives con el sufrimiento? Si te interesa saber qué decidió Louis, te recomiendo ampliamente el libro Cementerio de Animales de Stephen King.

Esto te puede interesar

Deja un comentario