AMOR, DEBO CONFESARLO: TUVE INTIMIDAD CON MI MEJOR AMIG@

Hay amistades de paso, que no aportan nada significativo a tu vida. Otras tantas que si bien forman parte de tus días, no continuarán en tu camino durante mucho tiempo. Pero hay otras que son sólidas y verdaderas, que pueden atravesar generaciones, y continuar con un lazo que los una. Aquéll@s amig@s a quienes puedes abrazar y besar con amor infinito.

Y sí, cuando se lee esto, se piensa sólo en una cosa: sexo. Pero no, no es el caso. Intimidad es ese momento de profunda cercanía con alguien. La confianza que se puede desarrollar entre dos individuos puede ser muy grande, a veces, puede llegar a rebasar a la que se le tiene a la propia pareja.

Poder contar con alguien que sepa escucharte y brindarte un hombro, la  mano, un abrazo, o un zape, es algo que no tiene precio. Poder contarle todos tus problemas a ese/a que sabes que no te va a juzgar, sino que por el contrario, ayudará a que mejores y no sigas cagándola más, es lo que todos anhelan llegar a tener algún día.

No lo malinterpreten, hay quienes consiguen que ese/a mejor amig@ sea su pareja, y entonces el nivel de penetración sentimental crece aún más, pero para aquéllos que no es así, intimar tus secretos con otr@, es cosa de una amistad alimentada con gran sinceridad. Y no todos logran mantener esa relación a través de los años, puesto que las ocupaciones o incluso los celos de las parejas, puede llegar a ser un impedimento para esto.

Tener alguien que te sacará una carcajada en el momento menos esperado, debería de ser prioritario en la vida de cada individuo; contarle lo más trágico que te pueda haber ocurrido y que aún así, siempre hay ánimos para sonreír. Esas amistades son las que valen la pena.

¿Y tú, tienes alguien así? Compártelo con él/ella.

Esto te puede interesar

Deja un comentario