Música y juventud

Como los lectores de Ciudad Escondida son unos melómanos de corazón, en esta ocasión les traemos dos películas con las cuales más de uno se sentirá identificado. Se trata de dos cintas que mezclan un retrato de la juventud, y al mismo tiempo parte de la contracultura. Son cintas repletas de rock británico: pasamos desde el psicodélico y el glam rock al post punk, el new wave. Es la simple entrada de la posmodernidad, por lo que están ambientadas en la década de los ochentas. No podría ser diferente.

  1. C.R.A.Z.Y.

crazyCinta de Quebec del año 2005 de Jean Marc Vallee, que logró cautivar a la crítica. Se retrata a una familia católica conservadora, integrada por Gervais (Michel Côté), Laurianne (Danielle Proull) y sus cinco hijos: Christian (Maxime Tremblay), Raymond (Pierre-Luc Brillant), Antonie (Alex Gravel), Zachary (Marc André Grandin) e Yvan (Gabriel Lalancette).

Nuestro personaje principal, Zachary, nace en la navidad de 1960, lo que le da el don de curar igual que Jesucristo nuestro señor, según dice su madre. Conforme va creciendo y se convierte en el favorito de su madre, su padre se aleja cuando descubre su homosexualidad; además, destroza el disco edición especial de Patsy Cline.

Ya en los 80s, Zach trata de ocultarse, pelea con su padre, se consigue una novia, pero al final fracasa. El desarrollo de Zach de niño a joven está marcado por la contracultura, el alcohol y las drogas.

Una buena historia en la que más de uno se refleja. Marcada por la música, como era de esperarse, pasamos por las décadas de los 70s, 80s y 90s. Aquí encontrarás música de Pink Floyd, David Bowie, The Rolling Stones, Patsy Cline y The Cure. La mayoría del financiamiento para la película fue utilizado en obtener los derechos de las canciones.

Lo malo de la película es su abuso de la voz en off, la falta de ilación y su extensión. Sin embargo, es una caja de recuerdos llena de nostalgia.

Por si no hablan francés, clic aquí para un tráiler de menor calidad pero con subtítulos en inglés.

  1. Sing Street.

singstreetEl más reciente trabajo del director y guionista Jhon Carney, ya conocido en el género indie, es ex integrante de la banda The Frames y originario de Dublín, Irlanda. Por esto y más, no puede faltar la música inglesa en su rodaje, además, hay demasiadas alusiones al director y a las bandas inglesas, muestra de ello es la charla que sostienen Conor (Ferdia Walsh-Peelo) y Brendan (Jack Reynor) sobre el futuro de los audiovisuales y cómo marcan una era. Sabemos que Carney era productor de videos y al igual que Sing Street, él realizaba los videos de su banda, o algunos.

Conor es nuevo en el colegio. Sus padres, víctimas de la recesión, tendrán que cambiar el colegio privado por uno público y católico en Dublín. Conor tiene la suerte de conocer a la intrigante y hermosa Raphina (Lucy Boynton); para sorprenderla forma una banda futurista. Increíbles momentos. Más interesante es la dupla Cosmos-Eamon (Mark McKenna), la química de los dos en el proceso creativo y la composición musical.

Todos los elementos para crear la imagen de la banda son magníficos: la mezcla entre Robert Smith, John Taylor y David Bowie, y por qué no, también Village People. El montaje del video recuerda a “Strange love” de Depeche Mode. Ya se imaginarán la integración de la banda sonora. Lo que resta de la historia sobra, pero logra sopesar la trama principal.

Ya lo saben. A sacar el terciopelo, pinta tus labios carmesí, un poco de color en los ojos, y claro, la laca en el cabello no puede faltar. Ahora sólo queda disfrutar estas sonoras películas.

Esto es todo por ahora. Hasta la próxima.

Esto te puede interesar

3 thoughts on “Música y juventud

  1. Solo he visto Sing Street y de aceptar que la nostalgia me llevo a lugares muy agradables y refulgantes, pero la verdad tiene sus errores en el guión, creó que el director solo escogió una muy buena banda sonora y se baso en ella para poder filmar la película por eso que a momentos se siente un poco forzado el ritmo que toma la historia, pero ciertamente fue un muy buen ejercicio filmico y agradable para los corazones nostalgicos.

Deja un comentario